Desaparecida
Mi madre, Juana Rodríguez Chaparro..
Desaparecida
De una Casa Cuartel de la Guardia Civil

Luchó por su DIGNIDAD como mujer y como MADRE y eso, le costó la vida.
¡Por  Dignidad!
¡Por Dignidad!
 
 
"La ex vicepresidenta Fdez. de la Vega, valora según convenga las desapariciones forzadas del Franquismo" Espero que en su nuevo cargo, sea más justa, más humana, comprensiva y solidaria.
 
 
"La Vicepresidenta Fdez. de la Vega, valora según convenga las desapariciones forzadas del Franquismo"

María Teresa Fernández de la Vega.
María Teresa Fernández de la Vega.
MI MADRE, LA QUE ME ROBARON.
MI MADRE, LA QUE ME ROBARON.

Sra. Vicepresidenta del Gobierno Zapatero: Para que usted me remita al pasado, sin la más mínima consideración a la memoria, la dignidad y la justicia, no me hacía falta ni usted, ni su rango político ni su gobierno.

Respecto a que la Guardia Civil no me ha negado la posibilidad de acceder a la documentación de las investigaciones sobre la extraña desaparición de mi madre, ésta ciudadana no tiene por menos que sentirse ofendida. La única información que hemos recibido por parte de estos Señores, ha sido siempre en contra de su voluntad, de una manera humillante y vergonzosa. Mi único error fue creer en ustedes, los políticos, y en estos “Organismos competentes del Estado” por su nula disposición para esclarecer lo acontecido con mi madre.

Me resisto a aceptar sumisamente las investigaciones ocultistas de insostenible credibilidad, efectuadas por el régimen franquista, en contraposición a los derechos humanos, a la memoría reciente e histórica de España, la dignidad y la justicia.

Sra. Vicepresidenta: Mi madre, no desaparece de una casa cualquiera a pleno día, sino de una Casa Cuartel de la Guardia Civil en la impunidad de la noche con las puertas cerradas, cuya única llave siempre permanecía en poder del Guardia de Puertas. "Y mi madre, Señora, no tenía alas...".

Pero como quiera que deduzco por sus "palabras", que la Guardia Civil, nunca me ha negado nada, yo le sugeriría, por dos razones, una por higiene moral y otra democrática, que alguien con la suficiente decencia, haga valer, su Autoridad, y que la documentación relativa a la sospechosa desaparición forzada de mi madre, se ponga a disposición del Máximo Organismo del Poder judicial del Estado. Esto, señora, aunque tarde, sería colaboración, todo lo demás es hipocresía y ocultismo.

Mientras no aparezca el cuerpo de mi madre, jamás creeré que la Guardia Civil hizo gestión alguna para encontrala, ni en aquella, ni en ésta, ni en ninguna época, y estoy totalmente convencida, que si la Guardia Civil hizo "gestiones", fueron más encaminadas a ocultar que a esclarecer. Los ingredientes de corrupción moral que pululaban en esa Casa Cuartel, dejan poco espacio a la credibilidad.

Aquí, no se puede alegar ni ignorancia ni desconocimiento, ni desviar responsabilidades. Ni mi padre el Guardia Pozo, ni nadie de los que estuvieron en esa Casa Cuartel se llevaron a la tumba nada que la Dirección General de la Guardia Civil no supiera. Los implicados en la desaparición de mi madre, sólo le tuvieron miedo a la Justicia, "pero esta, pasó de largo". Ellos sabían a ciencia cierta, que su crimen no había prescrito.

Quiero expresar con firmeza, que jamás la Guardia Civil hizo nada para que apareciera mi madre, ¡¡JAMÁS!! Y nunca se les vio un gesto de humanidad cuando tres niños sin madre e indefensos, eran maltratados a manos de una “persona” cruel, una madrastra, que sólo gozaba con nuestro padecimiento. ¿O también van a alegar ignorancia…?

A la edad de 8 años me echó de casa. Nadie me reclamó. Trabajé desde esa edad como empleada doméstica durante más de 12 años. (16 horas diarias y ni un solo día de descanso) y así es reconocido por un Juez (Y esto, no son fantasías de una niña como dirían algunos “iluminados del cuerpo". Que de todo hay).

Así que Ustedes, Señores políticos, no me hablen de justicia, no merecen ni un solo voto de las personas decentes, pues teniendo el deber de velar por los tratados Internacionales sobre Derechos Humanos, y me refiero a la injusticia cometida en los últimos años, lo único que han hecho es escamotearme un tiempo que sólo a mí me pertenecía.

Mi madre, se merece mucho más respeto y un trato más digno que el recibido hasta ahora por Ustedes. Mi madre, fue una gran mujer, supongo, que la primera mujer de un Guardia Civil que se enfrentó a un Sistema dictatorial en defensa de su DIGNIDAD como mujer y como madre, y eso, le costó la vida.

Alude a su "Inconstitucionalidad y se queda tan fresco..."

Carta enviada al Juez Baltasar Garzón, recibida en la Audiencia Nacional el 02/10/2008. “Mi única duda es que esta nueva gestión pueda ser un paso más de tantos como he dado con destino a ninguna parte como así parece ser"

Congreso de los Diputados 1998

Al parecer, el que mi madre desapareciera en extrañas circunstancias dentro de una Casa Cuartel de la Guardia Civil, a este Gobierno Socialista tan democrático y tan constitucionalista, le resulta imposible restituirme la memoria histórica de mi madre, endosándome siempre la misma estrofa: -"Que en la época franquista ya se hicieron gestiones para su localización sin resultado alguno…". ¡Que hipocresía!

Dadas las circunstancias, va a resultar que al final, la acción criminal que envuelve la oscura desaparición de mi madre fue lo único legal que se hizo en el régimen franquista. "De ser así, yo dejaría al menos una estatua de Franco, plaza o calle con las fotografías de todos los que desaparecieron legalmente bajo su régimen..."

Última actualización: septiembre 2017