Desaparecida
 
 
"Al DEFENSOR DEL PUEBLO ALVAREZ DE MIRANDA 1995

DEFENSOR DEL PUEBLO

Mi madre Juana Rodríguez Chaparro. DESAPARECIDA
Mi madre Juana Rodríguez Chaparro. DESAPARECIDA

Su Ref.:

Iltmo. Sr.:

Haciendo uso del derecho constitucional que me asiste, es por lo que vengo a solicitar sea reconsiderado el expediente de su referencia AI - DI 13.375/86 en base a las siguientes consideraciones:

Primera.- El anterior defensor del Pueblo, D. Joaquín Ruiz Jiménez, Manifestaba en escrito de 7 de mayo de 1.987, su no intervención en este caso por no deducir irregularidad por parte de la Administración Pública.

Segunda.- Resulta evidente que esta afirmación no responde a la realidad de los hechos, ya que la desaparición de mi madre, según lo manifestado por carta de la Dirección General de la Guardia Civil en el año 1.982, (de la cual tienen ustedes debido cumplimiento), "...dice que efectivamente guarda estrecha relación con lo sucedido en la Casa Cuartel", esto es, con uno de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Sorprende así mismo esta misiva cuando manifiestan, después de lo afirmado con anterioridad, que nada pueden decirme de mi madre ni aunque sea por simple presunción. Tras decirme que efectivamente guarda estrecha relación, manifiestan desconocimiento. Resulta, como digo, no sólo sorprendente, sino también indignante.

Tercera.- Después de numerosísimas pesquisas por mi parte, entre las que destaca la propia intervención de la Casa Real Española en 1.987, se abrieron como consecuencia, unas investigaciones a travéz del Ministerio del Interior, llevadas a cabo por el entonces Capitán de la Guardia Civil D. Ángel Baquero, que en aquellos años (1.987) estaba al mando en la misma Casa Cuartel donde desapareció mi madre. Investigaciones promovidas por mí, que también se me han ocultado y, que solo por deferencia a la Casa Real que intercedió por mi causa, deberían estar en mi poder.

He tenido acceso a ojear por encima alguno de los documentos obrantes en los archivos de la Dirección General de la Guardia Civil. En concreto, como consecuencia de la apreciada tarea investigadora del Ente Público Televisión Española" en su programa "¿Quién sabe dónde" emitido con amplitud y exquisita profesionalidad, los días 19 y 26 de Junio de 1.995. Como quedó dicho la Guardia Civil me mostró las carpetas obrantes en el expediente relativo a la desaparición de mi madre, el día 20 de Junio de este mismo año, permitiéndome ojear por encima durante breves minutos, alguno de estos documentos, pero negándome en todo momento fotocopia alguna de los mismos o poder contrastarlos entre sí, estudiarlos e incluso leerlos con el debido detenimiento que la importancia del tema requiere.

Desconozco con qué derecho me niega la Institución Pública, que es la Guardia Civil, el contenido de unos informes que parecen deducir lo que en realidad le ocurrió a mi madre.

Cuarta.- En carta fechada el 1 de Septiembre de 1.994, de la que le adjunto copia, la Dirección General de la Guardia Civil, me manifiesta que sólo mi padre, el ex-guardia civil Pozo Martín, además de los restantes implicados en el procedimiento, ostentan la cualidad de interesados para acceder a los expedientes por mí solicitados, amparándose en el artículo de Ley que protege la intimudad de las personas, sin que pueda entenderse que el expediente esté caducado, dejándome como única vía la interposición de recurso ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

Sr. Defensor del Pueblo, y yo me pregunto, ¿Es que la intimidad de unas personas puede ir en menosprecio de la vida de otra, máxime cuando se me ha permitido incluso tener los documentos relativos a su desaparición ante mis propios ojos? ¿Acaso mi madre y las oscuras circunstancias de su desaparición son un artículo de mercadería con código de barras que sí puede caducar? Y si un delito prescribe, ¿por qué razón, después de 48 años, la Benemérita Institución guarda con recelo la intimidad de unas personas en contraprestación con el paradero y la incierta situación de mi madre?.

Es mi modesto entender que aquí se da un conflicto de interses y derechos. Por un lado, el derecho a la intimidad de unas personas sobre unos hechos ocurridos hace 48 años, los cuales se han hecho hasta públicos por Televisión Española no sólo ya a nivel nacional, sino incluso mediante la emisión del programa antes referido en el extranjero por el Canal Internacional. Por otro lado, el derecho a la vida de mi madre (quién sabe en qué paradero se puede hallar) y el derecho de unos hijos y del resto de familares a estar informados sobre las circunstancias en las que desapareció su madre.

-Ante un velado derecho a la intimidad, el derecho a la vida. Ante un derecho a un honor ya inexistente, el derecho de unos hijos a estar informados y poder vivir en paz.

No sé si tales comportamientos a mis justas demandas pueden ser constitutivas de delito, pero lo que no es de justicia es que mi madre sea condenada al olvido y que el tiempo juegue siempre a favor de los más poderosos. Yo no tengo recursos económicos para que me sea restituido algo que la democrácia tendría que haberme regalado, que me pertenece por derecho y que está regulado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos a la cual me acojo. La pérdida de mi madre fue un suplicio en mi niñez. Mis hermanos y yo fuimos maltratados, separados y abandonados a toda suerte de calamidades, por lo que nos creemos con derecho, a exigir una justificación a todo este sufrimiento.

Es por ello, por lo que estimo que al ocultárseme el fundamento de estos documentos sancionadores y de otros relacionados, puede existir un presunto delito de infidelidad en la custodia de documentos ( Art. 364 del C. Penal ) ya que, de los hechos referidos resultan graves daños para mí y para mis hermanos.

En virtud y mérito de cuato queda expuesto, es por lo que de su inestimable cargo solicito se sirva reconocerme el derecho que me otorga la Constitución, las Leyes y la Justicia, e interceda por mí y mis hermanos para la obtenciónde las copias de cuantos expedientes existen sobre la desaparición de mi MADRE.

Por ser de Justicia que espero obtener, 17 de Octubre de 1.995.


Respuesta inaceptable del "Defensor del Pueblo"

Fernando Álverez de Mira 27 de Dndaiciembre de 1995

Defensor del Pueblo...

Última actualización: septiembre 2017